Inicio > Boletín Iesus Caritas > Próximamente

Portada del Boletín Iesus Caritas

 Portada

 

Boletín Iesus Caritas

Boletín de la Familia "Carlos de Foucauld" en España

Últimos Boletines editados en papel 

René Voillaume, Maestro de vida espiritual. Un camino de oración en la vida

(Enero-Marzo 2018) 

 Búsqueda del silencio interior en la ruidosa ciudad

(Abril-Junio 2018) 

Próximamente 

Jóvenes y vocación cristiana

(Julio-Septiembre 2018) 

 

Una Iglesia pobre y con los pobres

(Octubre-Diciembre 2018) 

El equipo de redacción del Boletín, recuperando una antigua tradición, irá publicando con antelación los números previstos para que puedan colaborar quienes lo deseen, ajustándose al tema y al formato del Boletín. Las colaboraciones pueden hacerse llegar, bien por correo ordinario, o bien por correo electrónico a redaccion@carlosdefoucauld.es. La dirección se reserva el derecho de publicar o no el artículo enviado así como de adaptarlo, con el visto bueno del interesado, a la planificación del número planificado o en números siguientes. 

 Enlace a

carlosdefoucauld.org

 

Portada del Boletín 196

Año 2018 (Enero – Marzo) 

RENÉ VOILLAUME, MAESTRO DE VIDA ESPIRITUAL: UN CAMINO DE ORACIÓN Y VIDA

"Orar sin cesar" (1 Ts 5,17)

 

El año pasado de 2017 dedicamos uno de nuestros números a la Hermanita Magdeleine (1898-1989), fundadora de la Congregación de las Hermanitas de Jesús (Cf. BOLETÍN IESUS CARITAS, Octubre-diciembre 2017), como prolongación del Centenario de la muerte del beato Carlos de Foucauld (1 diciembre 1916). Continuando con esta línea editorial dedicamos ahora un número a René Voillaume (1905-2003), fundador de la Congregación de los Hermanitos de Jesús (1933) y Hermanos (1956) y Hermanas del Evangelio (1963) además de ser el impulsor, junto a la Hermanita Magdeleine, de varias asociaciones y movimientos sacerdotales y de laicos.

La obra y el pensamiento de R. Voillaume ha sido muy difundida, sobre todo en los años que precedieron y siguieron a la celebración del II Concilio del Vaticano, y ha influido en generaciones de bautizados que buscaban vivir el Evangelio con radicalidad al tiempo que hermosear el rostro de la Iglesia. Recientemente se ha reeditado su magna obra, «En el corazón de las masas» (2011), traducida a lengua española. Muchos de sus libros están en las estanterías de bibliotecas de sacerdotes de mediana edad hacía arriba. No procedía, por tanto, editar lo que con facilidad se puede hallar en páginas web y archivos. El Consejo de Redacción pensó editar, salvando las distancias que genera el paso del tiempo, una carta que el P. René Voillaume escribió en Roma el 15 de noviembre de 1958, a las puertas de la apertura del Concilio, que tenía como destinatarios a los Hermanitos que lleva por título «Al encuentro de Cristo» y cuyo contenido es la oración y, más en concreto, la adoración ante el Santísimo Sacramento. El P. Voillaume escribió, siendo válida la reflexión para las Congregaciones fundadas por él, del siguiente tenor la vocación de Hermanito o Hermanita: «Podemos por lo tanto definir la vocación de las Hermanitas del Evangelio: que es una vida contemplativa totalmente centrada sobre el misterio de la presencia Eucarística, y a la vez dada, entregada sin reserva ni repliegue sobre sí misma a la evangelización de los más pobres o más alejados de la Iglesia» de tal suerte que «vivir una vida eucarística no es sólo creer en este misterio y adorarlo, sino ser configurado a Cristo».

El texto del que nos hemos servido para nuestra edición fue publicado en agosto de 1960 traducido por R. Navarrete como edición privada del Seminario de Málaga (España). Como es normal en estos casos el lector se encuentra con un texto propio de una época pretérita con pequeñas modificaciones de estilo que nos hemos permitido en el Consejo de Redacción en un intento de mejorar el texto y hacerlo más inteligible.

Para aliviar la lectura del texto y, llegado el caso, compartir la lectura del texto en el equipo de reflexión, ofrecemos unas preguntas bajo el epígrafe «Reflexionar, orar y compartir». Ciertamente que los laicos deberán hacer una lectura actualizada a su situación concreta ya que, como venimos diciendo, el texto se dirige a bautizados que han optado por vivir en común su seguimiento de Cristo en una Congregación Religiosa.

 Portada del Boletín 197

Año 2018 (Abril – Junio) 

BÚSQUEDA DEL SILENCIO INTERIOR EN LA RUIDOSA CIUDAD

"El que cree en mi, en su interior correrán ríos de agua viva" (Jn 7,38)

 

Con el título "El Desierto en la Cíudad" apareció publicado en España el libro del Hno. Car1o Carretto el año 1979 siendo traducción del original italiano "ll deserto nella cittá". La intención del autor es "ayudar a quienes, comprometidos y sobrepasados por el trabajo, si se les habla de oración, dicen; no la hago... no tengo tiempo… no sé Cómo hacer".

Sin duda que el gran amor de Carlo Carretto fue el desierto del Sahara, el verdadero desierto, el de arena y estrellas que, como escribe, "no se habría apartado nunca de él sí la obediencia no le hubiera mandado ir más lejos". Su estancia en Hong-Kong le hizo ampliar su experiencía e interrogarse escuchando a los jóvenes sobre la experiencia de desierto como encuentro con Dios. El mismo cuenta el enriquecimiento de su visión de las cosas en su libro citando una reunión ce1ebrada con jóvenes cuando uno de los presentes le interpela del modo siguiente: "Estás tan entusiasmado con el tíempo que has pasado en el Sahara, que da la impresión de que aquella soledad es algo único. Yo no puedo ír allí. ¿Qué tengo que hacer entonces? Encontrar a mi Dios en el babel de mí Ciudad. ¿Cuál es el camino que tengo que recorrer? ¿Hay posibilidad? Si la hay, te pregunto una cosa: ¿Por qué no escribes un libro que nos ayude a hallar nuestro desierto en la cíudad?"

En efecto las circunstancias no siempre favorables para alejarse de todo y adentrarse en e1 desierto hacen a muchos interrogarse sobre cómo buscar y hallar a Dios sin escapar de las ob1igaciones de la ciudad. Este es el planteamiento del joven citado más arriba. El Hno. Giorgio Gonella, en Nueva York, en el año 2003, nos ayuda a encontrar respuesta a nuestro interrogante con un testimonio de vida cuando narra: "Freddy, un vagabundo que en estos días comía a menudo con nosotros, tenía los pies tan hinchados por el alcohol que sólo podía calzar un viejo par de zapatos negros y sin lazos. Los arrastraba casi como si fueran pantuflas. Y, sin embargo, la serenidad de su rostro me hablaba a menudo de Dios, del Dios de Jacob, aquel que es amigo de los humillados, aquel que se sienta a discutir larga, interminablemente con ellos. Ahora que ha muerto, asesinado por una puñalada, imagino un icono de Freddy con sus viejos zapatos gastados en las manos. En este desierto de la miseria humana he caminado a menudo al ritmo arrastrado de los zapatos de Freddy y de tantos como él. Confiaba en ellos. Son guías seguros. Desierto... ciudad, Ciudad... desierto. Las sandalias del peregrino, las pantuflas del vagabundo. Carlo Carretto comprendió que no se trataba de dos viajes diferentes, sino del mismo viaje. De aquí nació el libro "El Desierto en la Ciudad". En consecuencia, el desierto lo hallamos en cualquier parte incluida la ciudad, con sus pros y contras. Para adentrarnos en él hay que saber amar y no olvidar nunca que el desierto no es ausencia ni huida del hombre sino presencia de Dios para mirar con sus ojos a la humanidad entera.

En el Boletín que presentamos con conciencia de su limitación y con la esperanza de que sea útil para renovar nuestra Condición de peregrinos y buscadores de Dios en medio de la cíudad secular recordamos con León Felipe: "Ser en la vida romero, romero..., sólo romero./ […] Que no hagan callo las cosas ni en el alma ni en el cuerpo./ Pasar por todo una vez, una vez solo y ligero".

Un excelente elenco de colaboradores han hecho posible que nuestras secciones sean de excelencia con artículos extraordinarios de Antonio Rodríguez Carmona, José Mejías, Giorgio Gonella, Jacqueline Rouillard, Dolores A1exaindre, José Luis Vázquez Borau y Juan Martín Ve1asco. Un regalo de última hora: la publicación de Espiritualidad del Desierto de Gisbert Geshake.

 

Año 2018 (Julio – Septiembre) 

JÓVENES Y VOCACIÓN CRISTIANA

"Jóvenes, os he escrito porque sois fuertes y la palabra de Dios permanece en vosotros" (1 Jn 2,14)

 

Año 2018 (Octubre – Diciembre) 

UNA IGLESIA POBRE Y CON LOS POBRES

"No tengo oro ni plata. Lo que tengo eso te doy: en nombre de Jesucristo el Nazareno, anda..." (Hechos 3,6)